Unidos somos más fuertes: una sola lucha

PasterSaryPuertoRicoAction

 

Las luchas ambientales en Puerto Rico en su mayoría surgen desde la década de los sesenta y desde sus comienzos estuvieron respaldadas por organizaciones ecuménicas como PRISA y Misión Industrial. Desde tiempos de la conquista Española hace más de 500 años Puerto Rico ha sufrido por la economía de extracción como parte de la manifestación del eco-colonialismo en la isla y con mucha tristeza decimos que continúa sufriendo. Desde la perspectiva de fe y las demandas por la Justicia Ambiental y Climática de GreenFaith, afirmamos la esperanza en medio de las luchas por la ecojusticia como parte del cuidado hacia la hermosa creación de la cual somos parte.

Actualmente las luchas ambientales en Puerto Rico son múltiples y su realidad como territorio de los Estados Unidos ubica a quienes viven allí, en una posición donde aunque tengan muy buenas leyes ambientales a nivel local y federal, la ejecución y cumplimiento de la política pública en las agencias dista mucho de lo que las leyes ambientales establecen. Una sola lucha fue el esfuerzo de concentrar estas luchas ambientales en Puerto Rico en un solo reclamo el pasado miércoles 7 de julio de 2021, donde la pastora Dra. Sary N. Rosario Ferreira, delegada de GreenFaith ante los esfuerzos de solidaridad con las comunidades indígenas en Minnesota, también participó con su congregación, y ahora nos escribe desde Puerto Rico. 

Desde nuestras costas hasta las montañas, incluyendo las islas municipio de Vieques y Culebra los reclamos por la ecojusticia son cada vez más. Siendo una de los lugares en el mundo en el 2017 más afectados por el cambio climático, según la organización German Watch, no solamente tenemos problemas ambientales locales, sino el componente de los impactos de la crisis climática global en Puerto Rico. Por esta y tantas razones diversas, organizaciones ambientales se unieron para exigir que el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales ejerza su misión ministerial, eliminen la sombrilla de agencias que han debilitado el desempeño funcional de las mismas, que el Secretario actual de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) renuncie y que se elimine el cautiverio de animales en el Zoológico de Mayagüez y Cambalache ya que han estado en condiciones deplorables para los seres no humanos que allí están cautivos. 

Caminamos unidos/as, reclamamos la justicia ambiental y entregamos los reclamos en el edificio de la Agencia de Recursos Naturales y Ambientales. Cabe señalar que no querían dejar entrar a cinco representantes de todos los movimientos a esta agencia que es del gobierno de Puerto Rico y es pública. Gracias a Dios que la prensa del país estuvo allí presente, luego de una negociación dejaron entrar a los cinco compañeros/as los cuales representaban la diversidad de las organizaciones allí presentes. Parece inaudito, pero esa es una triste realidad con la que tenemos también que lidiar. Como son inauditos los atropellos ambientales que ocurren en nuestro país. 

La ley de costas de Puerto Rico que data desde siglo 19 es la vigente aún en la isla y no está atemperada a las condiciones del Puerto Rico actual. Debido al cambio climático hemos perdido playas y línea de costa. La crasa negligencia en la otorgación de permisos en las contrucciones en la zona marítimo terrestre han provocado un disloque en el uso y la preservación de nuestras costas y los ecosistemas de esta importante bioregión. La más reciente controversia fue la contrucción de una piscina para un complejo de apartamentos en el pueblo de Rincón, en la misma playa dentro de la zona marítimo terrestre. El esfuerzo por detener esta construcción ha sido cuesta arriba y hasta la naturaleza se unió a la protesta, ya que un Carey, tortuga marina que anidan en las playas de nuestra isla, fue retratada cuando quedo atrapada en la construcción, ya que ese era su lugar de anidaje acostumbrado antes de que invadieran su hábitat durante una tarea tan importante como la de preservar la especie.[1] Allí estaban presentes organizaciones como Amigos del Mar entre otras quienes luchan por preservar y proteger nuestras costas.

 También caminamos por la lucha de décadas de nuestros hermanos/as de las islas municipio de Vieques y Culebra que reclaman la limpieza del desastre ambiental dejado por las prácticas militares del Ejército de los Estados Unidos, que por más de medio siglo se llevaron a cabo en las islas de Vieques y Culebra. La lucha creciente por la Proliferación de Antenas estuvo presente también en solidaridad con estas otras luchas en nuestra isla. 

 También caminaron muchos hermanos/as puertorriqueñas/os del área sur de Puerto Rico donde la Carbonera de Applied Energy Systems (AES) ha cometido crímenes ambientales contra la humanidad y el ecosistema por la quema de carbón y la disposición de cenizas tóxicas. En donde está la planta se han disparado los casos de cáncer y otras enfermedades vinculadas a la exposición a compuestos que genera la operación de esta planta. AES también ha contaminado a sabiendas el acuífero del sur que es fuente de agua para la bioregión, como también por años depositó cenizas tóxicas en Peñuelas, Arroyo, Guayama y Humacao entre otros muchos más pueblos de la isla. La contaminación de AES se une a la lucha contra la contaminación que generan las plantas de quema de combustibles fósiles muy cerca de comunidades que sufren en su salud las consecuencias de esta práctica.

Donde vivo tenemos una lucha contra la operación de Gas Natural (Metano) de Compañía New Fortress quienes aprovechando el desastre luego del Huracán María, comenzaron un proceso de permisos fast track para evadir los requisitos ambientales. Así que están operando sin Consulta de Ubicación, por ende sin Declaración de Impacto Ambiental y sin el permiso de FERC (Federal Energy Regulatory Commission) justo al lado de varias comunidades que de por sí ya han sido afectadas por otras operaciones contaminantes. Nuestra realidad es difícil como muchos lugares en el Planeta y se continúa perpetuando en las comunidades más vulnerables. Donde Dios me ha dado el privilegio de ser Pastora, en la Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo) en Toa Alta Pueblo, tenemos dos grandes problemas ambientales, el vertedero tóxico que ha afectado la salud de las personas y del ecosistema por décadas y una planta de asfalto que contamina la comunidad incluyendo las escuelas del pueblo de Toa Alta donde estudian nuestra niñez y juventud. Así que vivimos rodeados de muchos desafíos por la ecojusticia. 

Organizaciones que proponen alternativas de esperanza ante tanta contaminación y sufrimiento también dijeron presente. La Propuesta Queremos Sol, que promueve la energía solar desde los techos de las casa y comercios es impulsada por organizaciones ambientales como Alianza de Energía Renovable Ahora, el Sierra Club, El Puente: Enlace Latino de Acción Climática, entre otras que buscan alternativas de esperanza para nuestro Planeta. 

Allí estuvimos una representación de la Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo) para apoyar y caminar junto a nuestros hermanos/as puertorriqueños/as en estos justos reclamos por la dignidad de la Tierra. Como Jesús caminó con la gente y trajo el evangelio liberador, estamos llamados/as a continuar caminando junto a aquellos/as que sufren la degradación ambiental por la opresión de los sistemas neoliberales y la economía de extracción que continua siendo instrumento de saqueo en nuestra Tierra. Acompañar y trabajar por la liberación y restauración de la Tierra es y será un trabajo arduo pero, unidos y tomados/as de la mano del Dios Creador y de todos/as, tienen posibilidades esperanzadoras. Como sentimos esa esperanza tanto en esta manifestación el 7 de julio en Puerto Rico, como el 7 de junio en Minnesota junto a nuestros hermanos/as Anishinaabe para detener la línea 3, así continuarán creciendo las posibilidades de esperanza por la ecojusticia en nuestras comunidades y en el Planeta entero. Damos gracias a Dios por tantos esfuerzos que se han hecho y se continuarán haciendo hasta que esta conciencia transforme y traiga liberación a las estructuras de opresión que promueven a estas empresas contaminantes en nuestra casa común: La Tierra. 

Rev. Dr. Sary N. Rosario Ferreira,
Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo)
En Toa Alta Pueblo, Puerto Rico
9 de julio de 2021

[1] Carlos Tolentino Rosario,
Una Tortuga Carey pasa Cuatro Horas Atrapada en Construcción de una piscina en una Playa de Rincón,

3 de julio de 2021, El Nuevo Día,
https://www.elnuevodia.com/ciencia-ambiente/flora-fau

Dejar un comentario